jueves, 25 de julio de 2013

Lo prometido es deuda !!!

Creo que me volveré loca con esta obsesión panadera, me despierto y me duermo viendo vídeos tutoriales, leyendo recetas, buscando ingredientes y demaces. Pobre de mis hijas, las he tenido como catadoras de mis preparaciones, les va a salir masa de pan hasta por las orejas. Jauanuajajajajauajsu

Quisiera por lo demás pedir perdón por lo que tuvieron que leer en mi publicación anterior. Debo confesarles que estaba llena de rabia, pasar por el proceso de separación no es nada fácil. Aunque en mi caso meterme en la cocina y agarrar las harina, rodillo y mantequilla son mi mayor deleite, mi terapia psicológica.


Es que cuando me pongo a amasar no puedo evitar comenzar a golpear la masa para que bote todo el aire, y lo hago con tanto entusiasmo pues me imagino que es el hombresillo del cual me estoy separando.
Pero bueno mis estimad@s, no les lateo más con mis problemas personales.

Vamos a lo que vinimos, la RECETA DEL PAN DE SALVADO

Ingredientes:

300 cc. de agua a temperatura Ambiente
500 gr. de harina
100 gr. de salvado de trigo
10   gr. de sal
10   gr. de levadura fresca 
15.  gr. de mantequilla
1     Cda de extracto de Malta ( yo utilice 1 cda de miel o esencia de almendra)

Ahora manos a la obra !!!
 Poner en un bol el agua. Disolver en ella el extracto de Malta o la sal. Incorporar el salvado y la mantequilla
blanda. Desgranar la levadura en la harina y agregar poco a poco a la preparación líquida. Formar un bollo y amasar sobre la mesa. Cubrir y dejar descansar durante 30 minutos.
Pasado ese tiempo se debe estirar la masa hasta dejarla fina y luego comenzar a enrollar presionando la masa para que se desgasifique. Dividir en dos partes iguales  y ubicar en moldes enmantequillados, se debe ajustar bien la masa para que no resulte con burbujas. Dejar leudar hasta que llegue a 3/4 partes de la altura del molde. Hornear por 30 minutos a 180 grados. Y chhhhhaaaaaarrrrrrraaaaaaaannnn un rico pan de salvado 
Sí lo sé, estos panes no tienen nada que ver con el pan de molde, es que no pudimos resistir la tentación de comernoslo cuando recién lo saque del horno y para cuando le quise sacar fotos solo me quedaban las migas... Asi que tuve que poner manos a la obra nuevamente y hacer todo de nuevo.

Una cosa he sacado de bueno con todo esto y es que he engordado, no saben lo feliz que eso me hace... Bueno ahora si los dejo, el más pequeños de mis hijos me necesita.